domingo, 11 de septiembre de 2011

Ahora sí



Suscintamente, pero no tanto. En esta dinámica de lo impensado, quemazón de planes, porque sí es que se impuso este momento para poner freno a la maleza.

Prometí abundar en la presentación del otro día. Realmente salió luminosa, sólida, electricidad pura. Los presentes creo que podrían coincidir con los adjetivos, y no es mera bravata. En algunos momentos de la charla, miraba de reojo y los descubría absortos, totalmente prendidos. Las lágrimas de algunos al final refrendan el concepto.

En definitiva, una vieja deuda que se saldó de la mejor manera. En el debe, apenas dos ausencias para lamentar, aunque ellas siempre merodean cerca cuando el cara a cara con la página, la pantalla en blanco, porque de una manera u otra fueron decisivas en mis tiempos de pichon. El resto, todo y espléndido haber. Estuvieron los que tenían que estar, en términos afectivos. También, los factotum del Círculo de Escritores del Comahue y la seccional Cipolletti de la Sociedad Argentina de Escritores; además del Subsecretario de Cultura de Río Negro. Puedo decir que fue una preciosa manera de festejar esa cifra emblemática, los treinta, y también de empezar a cerrar el capítulo de Yo el pájaro y el cielo, y enfocarme en nuevos proyectos. La lista de agradecimientos es larga, pero volveré sobre este punto.

Ese mismo viernes surgieron dos entrevistas, ambas por LU19 y con aire el subsiguiente sábado 3. La primera en "Cultura, una oportunidad", salida quincenal desde un mentado restaurante de por aquí (cuyo nombre no voy a decir acá, claro), al comando de Paula Leguizamón y el Subsecretario de Cultura de la provincia, que está vez no pudo estar. Es decir, un almuerzo radialmente en vivo, compartido con dos artistas plásticos locales de predicamento. Ahora no recuerdo bien de qué hablamos, tan sólo fragmentos que relampaguean, pero sí que la pasamos lindo. Aprovecho para compartir el sitio y la obra de uno de los invitados, Javier Lodeiro: www.lodeiro.com.ar 

Unas horas después fue el segundo envío. Esta vez desde los estudios centrales de la radio, con un viejo conocido de oidas, Daniel Vico. Fue un rato pero también lo disfruté.

Las gracias a los equipos de ambos programas.

Ahora sí, volvemos a la normalidad de este Jardín. Nos vemos pronto. 

4 comentarios:

Eleanor Smith # dijo...

Mis saludos y felicitaciones Matías *

Un beso o 2 #

Luna dijo...

Que lindo lo que cuentas. Me alegro un montón, Matías.

Saludos muchos.

Rayuela dijo...

hermoso tu momento.

nos vemos pronto.

(me gustó la obra de Javier)

abrazo*

Matías dijo...

Eleanor, Luna y Rayuela: mil gracias a las tres, por sus palabras y por su presencia que siempre flota encima de estos canteros. Besotes!!!