lunes, 21 de julio de 2008

Misión cumplida


Seguramente recordarás que alguna vez te comenté algo sobre el muchacho de la foto. Sí, es el capitán Manfred Von Richthofen, el temido y legendario "Barón Rojo". Creo recordar que aquella vez también te conté que, luego de muchos devaneos, me había animado a encarar el postergado desafío de escribir algo sobre él.

Finalmente hoy, luego de casi ocho meses de batalla sin cuartel contra todo lo que te puedas imaginar (el tema, sus dificultades, las dudas, los temores, el desánimo, los bloqueos, las limitaciones técnicas, la vida cotidiana y sus obligaciones, y así podemos seguir) hoy ha sido el día en que por fin terminé con la novela. Claro, es la primera versión, y ahora viene lo más entretenido: la corrección. Una tarea que promete ser tan titánica como sangrienta, pero...¿quién me quita lo bailado? jajaja.

Ahora...que lindo que se siente en los pies la cima de esta despiadada montañita que empecé a escalar allá lejos, a principios de enero.

Y sí, como te habrás dado cuenta...Otra vez postergamos el cuento de Anderson Imbert. ¡La próxima sin falta!.

2 comentarios:

Carla dijo...

Que bueno!! Te felicito por esta primera hija novelesca!! Me pone muy contenta. Besotes

Matías dijo...

Muchas gracias!!.
la verdad que era una cuenta pendiente, y se siente muy bien el sacarselas de encima :D