jueves, 13 de diciembre de 2012

Crónicas de otro mundo


(Foto: Sophie Fontaine)


Los inicios en el oficio de escritor suelen radicar en hechos mínimos. Incluso pueden obedecer a cierta atmósfera, subespecies de la inercia, accidentes variopintos. Los reconocemos luego, algún día, a la hora de las improbables glorias, el insomnio, la invulnerable página en blanco. 

Creo que en esto de encontrar el destino nadie emparda a Ray Bradbury. Fue a sus doce años, en una carpa de circo, en medio de circunstancias que así las cuenta Pablo de Santis:


"Mr. Eléctrico era un extraño mago que iba de pueblo en pueblo con su troupe: la Mujer gorda, el Hombre esqueleto, acróbatas y enanos. Mago y científico a la vez, ejecutaba toda una serie de hazañas, pero la mejor era el número del hombre electrocutado. Desde la primera fila Bradbury vio aquella noche de 1932 cómo el mago se sentaba en una silla eléctrica de su invención, para ser electrocutado con gran despliegue de fogonazos y convulsiones. Apenas Mr. Eléctrico volvió a la vida tocó con una espada la cabeza del joven Bradbury. Los cabellos del niño se erizaron. Y Mr. Eléctrico le dijo esta frase: “Vive por siempre”. A partir de ese momento, sea por el toque eléctrico o por el hechizo encerrado en las palabras, Ray Bradbury empezó a escribir y no se detuvo hasta su muerte. Al menos así contaba él el origen de su destino de escritor. ¿Y por qué no vamos a creerle a alguien tan acostumbrado a imaginar?"

4 comentarios:

luís rodrigues coelho Coelho dijo...

Oi Matias
Fico muito feliz por te reencontrar. Muitas pessoas que nos liam e comentavam deixaram de o fazer.

Estremeci de medo com a cadeira eléctrica. Há magia que me parece devia ser proibidas pela sua perigosidade.

O facto de alguém escrever poderá ser uma descoberta ocasional ou pessoal. As pessoas estão sempre a evoluir e nunca é tarde para se revelarem como escritores, poetas, músicos ou outra arte natural.

Um abraço de Portugal e os meus desejos de um Santo Natal e um Próspero Ano Novo 2013, para ti e a tua família e amigos

Marina Fligueira dijo...

Pues si, uno empieza a escribir por algo que vemos o soñamos, y nos causa una gran impresión, o tal vez, también lo imaginamos.

Pero por alguna razón se empieza, más temprano o más tarde, como yo, que empece esta tarea tan hermosa, por lo menos para mí, un poco tarde.

Gracias Matías, por deleitarnos con tus lindas letras y por dejar tu huella en mi puertito.
Te dejo un abrazo inmenso con mis mejores deseos, no solo en estas fiestas, sino siempre.

Se muy feliz.

Zavala dijo...

En el caso de Bradbury a parte del impulso eléctrico inicial, el mago obró de oráculo con sus premonitorias palabras. Porque Ray, pese a haber fallecido hace unos meses, sigue vivo y parece que continuará así al menos durante un buen tiempo.

Un abrazo Matías!

Matías dijo...

Luis: gracias amigo por tus buenos deseos. Desde este sur lejano te hago llegar mis mejores augurios para el año que ya comienza. Y, si es tu creencia, una muy feliz navidad :) Un abrazo!

Marina: Nunca es tarde, amiga. Creo que un ingrediente fundamental para la literatura es la experiencia vital. Será por eso que la madurez de los escritores sucede bien avanzada sus vidas. Mis mejores deseos para vos, amiga. Gracias por tus lindas letras y tu presencia de siempre en mi Jardín. Besos!

Zavala: Exacto, amigo, no podría expresarlo con mejores palabras. Te mando un abrazo grande y mis mejores deseos para estas fechas.