jueves, 13 de septiembre de 2012

Volvió una noche




Y no lo esperaban, parafraseando al tango. Evidentemente hubo un paréntesis, estepario, de arena hostil que se arrellana en los tajos implícitos. Pero, siempre, cada vez, la sorpresa de un respiradero eventual, la punzada blanca de un charco donde relampaguean la tarde, la luna hecha pedazos. Versos, párrafos, corales donde sangrar alegremente, la sonrisa mojada contra el sol: 

"Y ellos continuaban avanzando, sin saber, atravesando el vino de la primera misa, la lucha por el pan de cada día, la ignorancia y la necedad.
Avanzaban, alegres, distraídos, pocas veces dudando; tan inocentes, relajados o tiesos, hacia el hoyo final y la última palabra. Tan seguros, comunes, callados, recitadores, imbéciles.
El hoyo los había estado esperando sin verdadera esperanza ni interés. Ellos caminaban divertidos; unos se apoyaban en otros; algunos seguían solitarios y sonrientes, hablando a solas y en voz baja. En general, discutían planes y hablaban del futuro de sus hijos y de las pequeñas y grandes revoluciones que sostenían en libros clavados en las axilas. Alguno movía los brazos mientras divagaban sobre recuerdos de amantes y flores mustias que llevaban el mismo nombre."

(fragmento de Dejemos hablar al viento, de J.C. Onetti)

5 comentarios:

Expedito Gonçalves Dias dijo...

Passando para curtir seu trabalho aqui do Brasil. Voltarei.
Um abraço!

Moon dijo...

Hola Matías.

La ingenuidad, la ignorancia de lo ausente, de ese conocimiento que a veces nos pone en esa tesitura de : mejor no saber. En ese momento, creo en la pureza.


Te dejo un abrazo.

Luna dijo...

Volver. Respirar desiertos, su asfixia.
Y ahí, en ese instante primero del regreso, el coraje de una sonrisa.

Creo que voy a dejar que el viento me hable.

Saludotes, Matías.

fus dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada. Enhorabuena.

un saludo

fus

Matías dijo...

Expedito: Gracias y siempre bienvenido en mi Jardín.Abrazo!

Moon: Siempre hay cosas que mejor no saberlas, no? Un abrazo!

Luna: Al viento, oponer sonrisa. Por estos lares no es sólo una metáfora, nos enloquece el viento. Besos.

Fus: Muchas gracias!!! Un abrazo