jueves, 20 de septiembre de 2012

Lejano Oriente




"La esvástica es una perfecta muestra de lo que pasa cuando los occidentales importan elementos orientales. Fijate que les dimos la esvástica y qué nos devolvieron, el nazismo. Y así con todo: les dimos la pólvora y nos devolvieron la guerra, les dimos el papel y nos devolvieron la deforestación del Amazonas, les dimos la pintura fosforescente y nos devolvieron el graffiti, les dimos el paraguas y nos devolvieron la lluvia ácida, les dimos los naipes y nos devolvieron la escoba del quince, les dimos la seda y nos devolvieron la arpillera, les dimos la tinta y nos devolvieron las mujeres teñidas, les dimos la porcelana y nos devolvieron el plástico, les dimos la brújula y nos devolvieron un mundo sin rumbo."

(de Un chino en bicicleta, de Ariel Magnus)

9 comentarios:

Luís Coelho dijo...

Bom dia Amigo
Faz tempo que não nos cruzamos mas a amizade mantém-se viva.

Gosto deste tema e parece-me que nos fará bem pensar nestas alterações e verificar que nem todas as alterações são correctas.
A guerra, o nazismo, o desmatamento da floresta, as bombas e a intolerância são a maior violência dos nossos dias.

Marinel dijo...

Es,parece ser,algo innato en el ser humano,desvirtuar todo lo bueno,convertir la excelencia en indecencia...
Hola,he visto que me sigues,he entrado a leerte y me gusta lo que veo y leo,así que, nos seguimos.
Un beso.

Moon dijo...

A veces mejor dar... simplemente sin ninguna espectativa.

Bueno, está claro que nos encontramos con un principio elemental: acción, reacción, y esta no siempre es la esperada, pero yo creo en las personas y de vez en cuando, el ser humano, depredador y destructor por naturaleza, es capaz de sacar a la luz lo mejor de si mismo; claro y palmario ejemplo... estos que nos dieron, Oriente, ¿?

Un abrazo Matias.

PD, estoy un poco parada con el blog, disculpas, por no responder, ya vendrán tiempos mejores.

Romina dijo...

Hablando de dar, yo me voy con unos cuantos pensamientos en la cabeza después de leer el texto... eso es lo bueno de este jardín, siempre dando flor.

Alma Mateos Taborda dijo...

Es saludable dar a sabiendas que nunca se recibe lo mismo. Todo se transforma para peor, por esto de ser un poco menos humanos a la hora de retribuciones. Importante blog. Me encantó. Un abrazo

matteo dijo...

Hola me suscribí a tu blog. Te estaré esperando en mi si quieres.

Luna dijo...

Importar. Qué verbo...
Nos importa lo que se importa?
Y ahí vamos, con la brújula descompuesta.

Saludo enorme, Matías.

Marina Fligueira dijo...

Hola Matías:

Quizá el mundo deba recuperar la brújula para recuperar el rumbo.

La esvástica tiene una larga historia.
Se usaba al menos 5.000 años antes de que Adolf Hitler diseñara la bandera nazi.
La palabra “esvástica” proviene del sánscrito
El motivo una cruz en forma de gancho, creo haber leído, se utilizó por primera vez en la Eurasia del Neolítico,

Ha sido un placer haber pasado por tu casa.

te dejo mi gratitud y mi estima. un beso y feliz semana.

Matías dijo...

Luis: Amigo, creo entender que decís que no todas esas alteraciones son correctas. Bueno, en la novela, estas eran palabras dichas por un chino residente de Argentina, del barrio chino de Bs As., a un argentino (el narrador). Algunas son más acertadas que otras, pero la mayoría me parece que aciertan en el blanco. Un abrazo.

Marinel: Es un vicio propio de nuestra condición, evidentemente. El hombre es el lobo del hombre, decía Hobbes. No sé si será tan tan así, pero...muchas veces, parece que sí. Nos seguimos. Besos.

Moon: Siddhartha decía "el que nada espera, lo tiene todo", significando a aquel que no espera nada de los demás, y simplemente actúa y da de manera desinteresada. Siguiendo con la respuesta anterior, concuerdo en que siempre habrán destellos de luz y personas que escapan a los impulsos e instintos más decadentes y perniciosos del hombre. No hay problema, disculpada. Besos.

Romina: Muchas gracias por tus palabras. Besos!

Alma: Gracias! besos.

matteo: Pues claro, chamigo, ahora voy. Un abrazo.

Luna: A veces sí, a veces no, como todo supongo! Donde nos lleve el viento, dada la brujula descompuesta, no? besos.

Marina: Gracias por las enseñanzas! Creo recordar que alguna vez leí o escuché que es un símbolo de antigua data, entendido en principio como un emblema de buena vibra, por decirlo de alguna manera. Es a partir del Tercer Reich y sus atrocidades que se manchó de sangre y barro. Besos.