martes, 30 de octubre de 2012

El eterno retorno




Alegre desaparición de la estepa bajo los pies cansados. Otro intersticio trenzado de ardores y errancia que culmina y, por ende, de una idiosincracia sobre la que ya no sirve abundar.
Entretanto, los libros dieron cobijo. Como, por y para siempre. Pasó la novena Feria del Libro de la ciudad, en tren de remontar luego de las dos o tres debacles de hace no tanto. En ese marco se reeditó un taller literario con alumnos de Medicina de la Universidad del Comahue, en el cual nuevamente tuve el honor de participar. Las gracias infinitas a Angélica Cores, alma mater de la iniciativa.
Poco antes de eso sucedió la maratón nacional de lectura. Me tocó la feliz oportunidad de compartirla con los niños de una escuela rural. Quise dejarles algo de este irreversible oficio de las letras sobre el que se asientan mi vida y mis funciones vitales, pero sobre todo del amor por los libros y de los mundos que laten en cada página. Lo que es decir, todo eso que empecé a descubrir cuando era como ellos (aunque claro, los ochenta eran tiempos donde quizás la infancia, desprovista de pantallas y redes sociales, era bastante más sencilla, en todos los sentidos de la palabra). Pero fueron más las cosas que me llevé conmigo: lo que vi en sus caritas y sus ojos cuando les hablaba, y cuando terminé de leerles aquel cuento de Soriano (Caídas). Va mi agradecimiento a las docentes de la escuela. Y a Ella, en particular. Como, por y para siempre.


P.D.: Prometo devolver en el cortísimo plazo los comentarios de las entradas anteriores, pendientes desde hace tanto que me da vergüenza. 

10 comentarios:

Luna dijo...

Ellos, los libros, "te retornan".

Me voy a releer esa entrada, la de Soriano. Se lee más lindo aquí.

Saludotes, muchos.

Luís Coelho dijo...

Bom dia Matias
A tradução sai muito trocada e não consigo alinhar com o teu pensamento neste texto.
Cordiais saudações

silvia zappia dijo...

la devolución de los niños es lo mejor que nos puede pasar a los docentes-lectores-escritores.

(mi favorito del gordo es "Lobo estás")

abrazo*

Zavala dijo...

Es un placer acercarse aquí de cuando en cuando. Un remanso de paz y de belleza.

Un saludo

Fruto do Espírito dijo...

A Paz de Cristo,

Vim agradecer sua visita e comentário, e dizer que sua presença é essencial no Blog Fruto do Espírito, marque presença, seguindo-nos...
Retribuirei o gesto, fraternalmente.

Que o Senhor Deus vos abençoe e vos guarde!

Em Cristo,

***Lucy***

fus dijo...

La cultura hace camino cuando personas como tù, luchais por difundirla. Enhorabuena.

un abrazo

fus

Carola dijo...

Hola Matías,
me ha gustado mucho tu espacio, un rinconcito de lectura que siempre es necesario.
Además está la frase de presentación que es muy cierta, un libro brinda como un jardín y así tb debe ser mimado.

abrazo!

Carola

Melina dijo...

Tu felicidad me hace feliz :)

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Matías!

Que bonito texto: hoy tus letras marcan ese amor por tus alumnos y marcan también, el más hermoso sendero de la cultura imprescindible en nuestros días.

Gracias por esa labor tan bonita,
yo también tengo un hijo profesor.

Me felicitación y mi abrazo inmenso.
Te dejo mi gratitud y mi estima siempre. Feliz semana.

Espero que entre este comentario, pues estuve aquí el otro día y no me fue posible.

Matías dijo...

Luna: Siempre, nunca falla. Se lee más linda acá la entrada? Si te referías a eso, bueno, admito que mi primera idea fue vincular el cuento desde el blog secundario donde lo colgué alguna vez, pero no pude encontrarlo. Por eso acudí a ese otro link. Besos!

Luis: Una pena. Me suele pasar lo mismo cuando voy a tu página. Un abrazo.

Silvia: Sí, es más, creo que alguna vez me preguntaste por ese cuento, publicado por Soriano en página12 poco antes de su muerte, no podías encontrarlo, cosa que sucedió al tiempo. Y lamentablemente no soy docente de literatura (estudié algo alejado, derecho, un error histórico), aunque quizás algún día lo sea. Besos.

zavala: gracias chamigo. Un abrazo!

Fruto: gracias por las bendiciones, de acá te envío las mías. Un abrazo!

fus: pues muchas gracias amigo! Sin perjuicio de las distancias y el ombliguismo de Buenos Aires, en el sur argentino hay mucha gente que hace cosas por el arte en general, muy valiosas por cierto. Te mando un abrazo.

Carola: Gracias por tus palabras y tu visita. BEsos!

Meli: gracias. Sabés que también funciona a la inversa, no? :)

Marina: Ojalá hubiera estudiado Letras y tuviera alumnos! Es un anhelo que tengo desde hace 6 años ya. Nunca es tarde, no? Quizás algún día...De todos modos, agradezco profundamnte tu saludo y tus palabras. BEsos!