lunes, 21 de noviembre de 2011

Blanco y nocturna




Las horas por el escurridero, tenaces, inmutables, mientras se amontonan los tropiezos de la búsqueda -el viejo poema o el nuevo verso- por los desvanes, los areneros, las madrugadas, los intersticios agrestes de las tumbas. Entonces, siempre, de golpe, algún coral inesperado nos retiene, ardiendo, blanco; los hilos de sangre arrancados por la marea, los párpados a medias, el ronroneo del sol a las siete y algo:   


Hoy quisiera tus dedos 
escribiéndome historias en el pelo, 
y quisiera besos en la espalda, 
acurrucos, que me dijeras 
las más grandes verdades 
o las más grandes mentiras, 
que me dijeras por ejemplo 
que soy la mujer más linda, 
que me querés mucho, 
cosas así, tan sencillas, tan repetidas, 
que me delinearas el rostro 
y me quedaras viendo a los ojos 
como si tu vida entera 
dependiera de que los míos sonrieran 
alborotando todas las gaviotas en la espuma. 
Cosas quiero como que andes mi cuerpo 
camino arbolado y oloroso, 
que seas la primera lluvia del invierno 
dejándote caer despacio 
y luego en aguacero. 
Cosas quiero, como una gran ola de ternura 
deshaciéndome un ruido de caracol, 

un cardumen de peces en la boca, 
algo de eso frágil y desnudo, 
como una flor a punto de entregarse 
a la primera luz de la mañana, 
o simplemente una semilla, un árbol, 

un poco de hierba.



(Sencillos deseos, de Gioconda Belli)

12 comentarios:

Luís Coelho dijo...

Um poema muito bonito.
Os desejos que crescem dentro de nós
O acordar dos sentimentos.
As recordações que nos remexem.
Boa escolha amigo
Agradeço muito a tua visita.
Portugal e Argentina são parecidos

Eleanor Smith # dijo...

Muy hermoso el poema Matías. Gracias por compartir ~

Un beso o 2 #

Luna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luna dijo...

Una marea nocturna de horas blancas. Y los ojos, al borde de la noche.

Sencillos grandes deseos, ser lluvia y flor...
Voy a buscar a Belli.

Saludo grandote, Nicolás.

Elizabeth dijo...

hermoso poeta, simple y sencillo...

un beso

Ricardo Miñana dijo...

Un estupendo poema lleno de buenos deseos.
un abrazo.

KENIT dijo...

Es agradable leerte.

Gabriela Luzzi dijo...

que lindo Matías, me quedo leyendo, Saludos!

Matías dijo...

Luis: gracias por pasar! Vos decís que son parecidos? Un abrazo

Eleanor: Sí, concuerdo totalmente. Gracias por pasar. Besote.

Luna: como siempre, tus versos exactos. Tiene mucho renombre como novelista, doña Belli, aunque no he leído nada aún. Nicolás? Saludos!

Elizabeth: Así es, y esa sencillez lo hace más bonito aún. Besote.

Ricardo: Tal cual! Un abrazo.

Kenit: Muchas gracias! Hago todo lo posible. Saludos!

Gabriela: Gracias, siempre bienvenida en mi Jardín. Saludos!

Luna dijo...

Nicolás nada. Es que me persigue!!!
Jajajaja. No, fue un lapsus...Disculpas miles, millones.

Brida vida dijo...

Bella poesía que llega al alma, felicitaciones